¿Cuánto duermen los europeos?

El descanso y el sueño son muy importantes para el bienestar del cuerpo, ya sea en España, en UK, en Alemania o en Pekín. No obstante, cada localización tiene sus pautas y parámetros de descanso, muchas veces, involuntariamente establecidos.

Los españoles tienen la fama de dormir menos por nuestro gusto a la vida nocturna, porque nuestros horarios no corresponden con el ritmo solar o bien porque queremos ver esa serie que empieza a una hora poco prudencial de la noche en comparación a cualquiera de nuestros vecinos europeos.

Y la verdad que no les falta razón. Los españoles dormidos una media de siete horas y 45 minutos, tan solo rozando, sin llegar a las 8 horas reconstituyentes, que aconsejan expertos y médicos para el total descanso y el bienestar corporal.

Un estudio afirma que los holandeses son los que más tiempo, en horas, duermen. Las ocho horas y nueve minutos de media los posicionan líderes en Europa.

En otras palabras, los españoles duermen una hora menos que a diferencia que el resto de europeos. Aunque este dato no implica de forma grave en la vida cotidiana de los ciudadanos, los especialistas que tratan este tipo de estudios advierten que más de un tercio de la población padece algún tipo de trastorno del sueño, agravando la salud de las personas de quienes lo sufren.

Tener este tipo de traumas en el descanso  puede llevar a experimentar estados de estrés y ansiedad que se transforman en insomnio o problemas de socialización, pasando por estados de nervios e intranquilidad.

Otros de los problemas que acarrea la falta de sueño es la conducta alimentaria, el metabolismo, o las derivaciones de enfermedades como pueden ser cardiovasculares, de obesidad o diabetes, que si en muchos casos no se toma en serio pueden transformarse en crónicas.

Así que hablar de problemas de sueño, y descansar como es debido es más importante de lo que muchas personas nos pensamos. Para un bien común como puede ser evitar accidentes de tráfico, debido a la somnolencia al volante, el rendimiento en el trabajo, y el que venimos hablando en párrafos anteriores, la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *