Diseño de interiores para el cuarto de los niños

Un dormitorio para niños debe ser un refugio seguro. Deben poder sentirse libres y cómodos para pensar, jugar, dormir y crecer seguros y felices. Y, para ello, la decoración de su habitación debe ser la adecuada. No podemos escoger cualquier papel pintado infantil para su pared o cualquier sábana para su cama; debemos tener en cuenta ciertos aspectos relacionados con la decoración de interiores.

Las habitaciones para niños vienen en todas las formas, tamaños, colores y temas. Dado que, desde pequeños, mostrarán una personalidad o, como mínimo, una tendencia, debemos permitir que la creatividad que le rodee le acompañe a desarrollarla.

En primer lugar, busca una temática. Puedes comenzar a tomar varias decisiones sobre las cubiertas de las ventanas, qué poner en las paredes y qué edredones y sábanas se colocarán en la cama una vez que se haya elegido el tema.

Incluso, los pequeños te podrán ayudar si tienen edad suficiente. Podéis empezar con los muebles, de los que te deberás asegurar que sean cómodos y de buena calidad y, por lo tanto, duraderos. La madera maciza y el roble serán unas grandes opciones en cuanto a calidad y, también, aspecto.

Dado que los muebles son una gran inversión, no querrás comprar algo por lo que te sentirás mal si se raya o daña. Busca camas y vestidores que se adapten a tus necesidades. Y mejor aún si estos muebles permiten modificaciones fáciles y se adaptan a distintos estilos de decoración.

Lo siguiente que hay que hacer es crear un área de juego. Incluso una habitación con poco espacio puede tener un área en el suelo para ello. Es necesario colocar las camas contra la pared para que haya espacio para juguetes o, también, pasar el rato con amigos.

La temática

Deberíamos buscar un tema divertido para el cuarto. Sin embargo, nada demasiado concreto, como un superhéroe o una serie de televisión, puesto que difícilmente encontrarás muebles de esa temática, y si los hay, es probable que sean caros y/o de calidad cuestionable. Además, los pequeños crecen y cambian de gustos.

Por ello, en su lugar, puedes optar por temas como el cielo, los animales, el otoño, la primavera…

Seguro que, con estas ideas, serás capaz de decorar el cuarto más original que tu hijo pueda imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *