Empresas: ¿qué implica la obligación de prevención de riesgos laborales?

La normativa de prevención de riesgos laborales es de obligatorio cumplimiento para cualquier autónomo y empresa con empleados a su cargo, incluso los trabajadores por cuenta propia cuando colaboran de manera conjunta con otros proveedores en una misma tarea. La Ley 31/1995, 8 de Noviembre entró en vigor en 1995 y cada año es una cita recurrente de cualquier consultora laboral de Barcelona recordar a sus clientes qué deben hacer para evitar accidentes y enfermedades laborales de las que serían responsables si estos tienen lugar durante el desarrollo de su trabajo y no se han tomado medidas para impedirlo.

Protección para los trabajadores

Se deben llevar a cabo medidas concretas que reduzcan el riesgo de un accidente laboral, lo que incluye acciones de información, consulta y posibilidad de participación activa de todos los empleados en las tareas preventivas.

Evaluación de cada puesto

Los diferentes puestos de trabajo de una empresa desempeñan diferentes tareas, por lo que cada uno estará expuesto a riesgos diferentes al del resto de sus compañeros. Cada una de estas tareas, por pequeña que sea, debe ser evaluada.

Adopción de medidas concretas

riesgos laborales

Es responsabilidad de la empresa y de cada empleado a título personal estar equipado con los recursos necesarios que permitan realizar un trabajo de forma eficiente a la par de segura.

Información

Es un derecho y una obligación de cada empleado estar al tanto de los riesgos de cada puesto de trabajo y cuáles son los protocolos de seguridad y de actuación que debe seguir en cada caso para evitar y minimizar el daño. También se incluye la información y protección a nivel de seguros y amparo sanitario y económico.

Planes de emergencia

Los protocolos de emergencia y el plan de actuación en caso de accidentes deben ser realistas y aptos para cada actividad que se desempeñe en la empresa, lo que abarca tanto a empleados como a terceras personas (clientes, proveedores, visitas). En situaciones de riesgo grave o inminente e inevitable, todos los trabajadores deben conocer el protocolo a seguir.

Vigilancia

El plan será modificado o actualizado según recoja la evaluación periódica y exhaustiva de los puntos anteriores. En cuanto a la protección y evaluación de los empleados, dicha vigilancia solamente podrá llevarse a cabo si el trabajador da su consentimiento.

Y aunque todos estos puntos se pueden aplicar de manera general tanto a grandes como a pequeñas empresas y de cualquier sector de actividad, es importante tener en cuenta que aquellas empresas con más de 10 trabajadores e incluidas en un sector catalogado como actividad peligrosa deberá contar con medios especiales que garanticen la prevención de riesgos. En estas situaciones, debe contarse con personal interno o con servicios contratados con formación específica de técnico en prevención de riesgos laborales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *